Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj

CLOSE

La Renunciación – Shri Adi Shankaracharya

marzo 3rd, 2020

La oscuridad y los males producidos por la oscuridad ya no existen cuando sale el sol. Del mismo modo, cuando uno ha probado la felicidad indiferenciada, no queda esclavitud ni rastro de sufrimiento.

Para liberarse de la esclavitud, el hombre sabio debe practicar la discriminación entre el SER y el no-ser. Solo a través de eso se llenará de alegría, reconociéndose a sí mismo como Ser, Conciencia y Felicidad.

Uno debe ser consciente de sí mismo, indivisible y perfecto como el Espacio mismo, esto ocurre cuando se está libre de la identificación con las cosas como el cuerpo, los sentidos, la mente y el sentido de hacedor, ya que todo esto es producto de la propia ignorancia.

El hombre extremadamente desapasionado logra el Samadhi. Una persona en Samadhi experimenta una iluminación constante. El que ha sido iluminado por la Verdad logra la liberación de la esclavitud, y el que está verdaderamente liberado experimenta alegría eterna.

Renunciar a la identificación con esta masa de carne (el cuerpo), así como con lo que piensa que es una masa (la mente). Ambas son imaginaciones intelectuales. Reconoce tu verdadero ser como conciencia indiferenciada, no afectada por el tiempo, pasado, presente o futuro, y entra en la paz.

Durante la infancia, uno se entretiene con el deporte y el juego. En la juventud, uno vuela en busca de placeres sensoriales fugaces. A medida que uno envejece, se ahoga en la preocupación por la seguridad y el futuro de la esposa y los hijos. La vida entera se gasta en alguno que otro tipo de preocupación. Y en ningún momento el hombre encuentra tiempo para elevar sus pensamientos a Dios.

La compañía del bien aleja a uno de los apegos falsos; cuando se pierde el apego, termina la ilusión; cuando termina la ilusión, la mente se vuelve inquebrantable y estable. Una mente firme e inquebrantable es merecida por el “Jivan Mukti” (completa liberación en vida).

Cuando la juventud se va, ¿dónde está la lujuria y su juego? ¿Dónde está el lago cuando sus aguas se han secado? ¿Dónde están los parientes cuando se van las riquezas? Cuando se realiza la Verdad, ¿dónde está la trampa de Samsara?

Los placeres y las riquezas de la vida mundana son apariencias engañosas. Entendiendo que no son más que un espectáculo pasajero, sean distantes y desapasionados, cultiven la renuncia y busquen a Brahman.

Día y noche, amanecer y anochecer, invierno y primavera, todos estos se mueven por el escenario del mundo. Si bien el tiempo nos está jugando y engañando, nuestra vida también se está acabando; sin embargo, ni siquiera un poco renunciamos al apego a nuestros deseos, ni dejamos que los deseos se aflojen en nosotros.

¿Quién es un Jivanmukta (un sabio iluminado)? Así como existe la firme creencia de que “Yo soy el cuerpo”, “Soy un hombre”, “Soy un sacerdote”, “Soy un siervo”, también el que posee la firme convicción de que “No soy sacerdote ni siervo ni hombre, sino el Ser, la Conciencia, la Bienaventuranza, el Brillo, el Maestro interno, la Brillante Sabiduría, y lo sabe por percepción directa, es un Jivanmukta”.

En soledad vive alegremente. Calma tu mente en el Señor Supremo. Hay que Darse cuenta y ver el Ser que todo lo penetra en todas partes. Reconoce que el Universo finito es una proyección del Ser. Conquista los efectos de los hechos realizados en vidas anteriores por la acción correcta actual. A través de la sabiduría, hay que desapegarse de las acciones futuras (Agami). Experimente y agote el “Prarabdha” karma que son los frutos de acciones pasadas. A partir de entonces, ¡viva absorto en Brahman: “Tú eres Brahman”!

El estudio de las Escrituras es inútil mientras la Verdad más alta sea desconocida, y es igualmente inútil cuando la Verdad más alta ya ha sido conocida.

Entonces, para un buscador de la Liberación, el encaprichamiento por cosas como el cuerpo es una muerte extrema. Quien ha conquistado esto completamente merece el estado de libertad.

El aspirante debe practicar cuidadosamente esta (meditación) que revela su dicha natural hasta que, estando bajo su control total, surge espontáneamente (Dicha), en un instante, cuando se la pone en acción.

Al practicar Samadhi, aparecen inevitablemente muchos obstáculos, como la falta de indagación, la ociosidad, el deseo de placer sensorial, el sueño, la insulsez, la distracción, la búsqueda de la alegría y la sensación de vacío. Quien desee el conocimiento de Brahman debe deshacerse lentamente de tales innumerables obstáculos.

Bienaventuradas aquellas personas virtuosas que al principio tienen esta conciencia de Brahman y luego la desarrollan cada vez más. Estas, son respetadas en todas partes.

0 0 votos
Califica al artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡SIGAMOS EN CONTACTO! 😎

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x