Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj

CLOSE

La Muerte, como sugiere su terminología – la eliminación total de la vida, no existe!

mayo 28th, 2021

La libertad es esencial para el amor, pero no la libertad de rebelarse, no la libertad de ‘hacer lo que uno quiera’ ni la libertad de ceder abierta o secretamente a nuestros apetitos, sino la libertad que surge con la comprensión de toda esta naturaleza y estructura de tu verdadero ser. Solo entonces la libertad es amor. 

Cuando uno pierde a alguien por culpa de la muerte, porque ha partido o porque nos ha abandonado, la soledad, la monotonía, la infelicidad, etc., que sentimos sin esta persona a la que “AMAMOS” (no es amor real) había existido durante mucho tiempo (antes de que nos enamoramos de ella). Lo que llamamos “amor” es solo un estímulo, una forma de cubrir temporalmente nuestro propio vacío. Escapamos de nuestra soledad a través de una persona usando a la misma para cubrir ese vacío que nos consume por dentro. 

En realidad, el verdadero problema no es la pérdida de la persona a la que “amamos”, sino el propio vacío en sí mismo. Esta forma que usamos para tratar de escapar (atreves de una persona o algo que nos de placer) de nuestro vacío es muy peligrosa porque, como una droga, al escapar escondemos u ignoramos el verdadero problema. Debido a que no tenemos “amor verdadero” dentro de nosotros mismos, estamos continuamente buscando un amor que pueda satisfacernos afuera. 

Sin embargo, cuando uno conoce el Ser real de uno mismo, comprendemos que ningún pensamiento en particular puede ser el estado natural de la mente, solo el silencio. No la idea del silencio, sino el silencio mismo. Si queremos que este silencio se manifieste, tenemos que experimentarlo a través de la meditación (recomendamos el Mantra Yoga Meditación), ya que no es afuera donde este se puede encontrar. Cuando la mente está en su estado natural, espontáneamente restaura el silencio después de cada experiencia o más bien toda experiencia tiene lugar en las profundidades del silencio. 

Cuando hablamos de vida, la entendemos como un proceso de continuidad en el que hay identificación: “Yo y Mi casa, Yo y Mi pareja, Yo y Mi cuenta bancaria, Yo y Mis experiencias pasadas”, etc. Eso es lo que se entiende por vida. 

La vida es un proceso de continuidad en la memoria, tanto consciente como inconsciente con sus diversas luchas, riesgos, incidentes, vivencias y demás. Todo esto se llama vida y en oposición a ella está la muerte. La muerte, como sugiere su terminología – la eliminación total de la vida, no existe. Se comprueba que “todo es Energía y la Energía” ni muere ni se destruye, sino que se transforma incesantemente. 

Por esta razón, nada muere realmente, sino que todo experimenta un cambio de forma y actividad. Incluso el cuerpo no muere realmente, ya que el cuerpo no es una entidad sino un grupo de células que sirven como vehículo para ciertas modalidades de energías que les dan vida. Cuando el alma abandona el cuerpo, las células se separan en lugar de combinarse como lo hacían antes. La fuerza unificadora que las mantenía unidas ha retirado su poder y la actividad opuesta se manifiesta. 

El miedo a la muerte acosa al espíritu incluso el de los más valientes… Lo cierto es que la muerte es el corolario natural del fenómeno del nacimiento. La única forma de evitar la muerte es evitar nacer. No es posible nacer y no morir. En realidad, el Ser que vive en el cuerpo es inmortal. El alma abandona un cuerpo viejo para tomar uno nuevo de la misma manera que renunciamos a la ropa vieja y nos vestimos con ropa nueva. Entonces, si uno se alegra de quitarse una prenda vieja y ponerse una nueva, no hay razón para sentirse infeliz cuando el alma deja un cuerpo viejo y toma uno nuevo.  

Tememos a la muerte porque, debido a la ignorancia, nos hemos olvidado de nuestro Ser real. Y es el olvido de nuestro Ser divino lo que produce todos nuestros problemas. En realidad, este cuerpo es solo carne y hueso. Tenemos que dejar de apegarnos a él y transferir nuestro apego a nuestro verdadero Ser. Como el Ser (Alma) es parte del ser universal, no hay diferencia entre ambos y gracias a la meditación (recomendamos el Mantra Yoga Meditación) se realiza que son solo Uno… 

En medio de la confusión, de las pandemias, de las guerras, de las disensiones, de los implacables egoísmos, etc., la muerte (del cuerpo), destino infalible, llega tarde o temprano. Las religiones desde las más antiguas hasta las más recientes han condicionado al hombre basándose en dogmas, esperanzas y creencias que brindan respuestas prefabricadas sobre el tema de la muerte. Sin embargo, la verdad ultima sobre la muerte no será jamás encontrada en la mente, en el intelecto.  

La muerte es un hecho que no se puede eludir. Tenemos que morir para experimentar qué es la muerte, y aparentemente eso es algo que un hombre no puede hacer, ya que tiene miedo de que muera todo lo que conoce, sus esperanzas, sus visiones más íntimas y arraigadas, etc. 

En realidad, no hay un mañana eterno para el cuerpo físico, pero entre el ahora de la vida y el futuro de la muerte nos dejamos envolver y olvidamos nuestra verdadera esencia. El hombre vive con miedo y angustia en este intervalo de separación, aunque sus ojos están siempre abiertos a lo inevitable.Sin embargo, ni siquiera quiere hablar de eso y decora las tumbas con todo lo que sabe. 

Morir a todo lo que uno conoce, no a una forma particular de conocimiento, sino a todo lo que se conoce, eso es la muerte. Si Invitamos al futuro – la muerte – a apoderarse de todo hoy, eso es la muerte total, si renunciamos a todas las ataduras, a todos los apegos hoy, entonces ya no hay una brecha entre la vida y la muerte. Solo entonces, morir y vivir es una y la misma cosa. 

4.5 4 votos
Califica al artículo
Suscribir
Notificar de
guest
2 Comentarios
Más Nuevos
Más Viejos Más Votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Guillermo Fernando Veytia Avalos

Totalmente de acuerdo con el hermano instructor Rodolfo, la identificación errónea con lo que no somos, como el cuerpo y la mente es lo que nos genera toda la problemática de ansiedades y sufrimiento en la vida. Por lo tanto la solución está en identificarnos con lo que realmente somos, esa chispa divina que forma parte de la totalidad en donde no hay muerte en realidad, ya que sólo estamos cambiando de vehículo y nosotros continuamos en la eternidad.

Nuestra maravillosa técnica nos permite tener la experiencia directa de esta realidad y en la medida que Realicemos nuestra divinidad estaremos cumpliendo con el objetivo más elevado de un ser humano en esta existencia.

Felicidades hermano Rodolfo por este excelente artículo. HARI OM!

LEONIDAS RADHAMES UBIERA

El ser humano, en la medida que eleva su nivel de desarrollo espiritual, vas enfrentandose a imnumeras pruebas o incognitas frente a lo que el considera como verdadero o falso y en la medida que sigue elevandose, todas las incognitas de lo que el creia era real o falso se van despejando y la incognita que atraves de la historia lo ha mortificado mas es el caso del fenomeno de lo que el creia era la muerte, segun lo aprendio en la Sociedad o por creencias religiosas; es el caso del Maestro Budha Sidarta Sakyamuni, que desde pequeno le afectaba mucho el sufrimiento de los demas y no se podia consolar viendolo sufrir o morir y se planteo cuando abandono todo, su reynado y todo y se prometio hasta que no supiera la causa o la realidad del mal o de la muerte, no pararia en su busqueda interior y que preferia morir sino lo lograba; sorpresa un dia bajo el arbol que usualmente meditaba, en un cambio de estacion, entrando el otono, sorpresa, le cae una hoja en la frente, lo despierta y la sujeta, mira para Arriba del arbol y mira muchas hojas Verdes, otras madurandose, mira para el suelo y vez montones de ojas secas en diferentes grados y ahi le vino la idea: aah, es que en este plano relativo fisico, que es diferente al del ser al que yo me sumerjo en meditacion, todo cambia, todo nace, todo muere, todo es pasajero, esfimero y es nuestro estado de ignorancia que no nos permite ver las dos caras que tiene la realidad de este plano fisico dual, de los pares, en que nada existe sin un contrario. La Vida, la muerte, lo grande lo pequeno, lo dulce lo amargo, el sabio el ignorante, pero por ignorancia nos apegamos y por ego siempre a los que nos gusta, nos da Placer o no representa algo que queremos mucho como es la Vida y no queremos ni imaginarnos la muerte, que es la otra cara de la moneda y cuya verdad es que ambas Caras de la misma moneda, solo existen en este plano relativo, en el absoluto, en el plano de las energias, ya no hay ni Vida ni muerte, solo hay eso que esta por encima de esto, por eso mis amados, quien os habla, hizo conciencia hace mucho de que no morire. Podemos ayudar. Hari 🕉

¡SIGAMOS EN CONTACTO! 😎

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

2
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x