Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj

CLOSE

Libre albedrío y la predeterminación – Sócrates

febrero 21st, 2020

El siguiente ensayo se incluyó en el libro “Auto Indagación”, en diciembre de 1999, (publicado por la fundación de Ramana Maharshi en el Reino Unido). Está escrito en forma de diálogo Socrático por Alan Adams Jacobs; está basado en ciertas enseñanzas Socráticas recién descubiertas. Aeschines era un amigo de Sócrates que grabó muchos diálogos, pero a diferencia del de Platón, el suyo se ha perdido en gran medida para la posteridad.

Aeshines – un diálogo socrático recién descubierto

SÓCRATES (S): ¡Saludos a ti, Aeschines! ¿Desde dónde vuelves a visitarnos ahora?

AESCHINES (A): Acabo de regresar de la cocina de mi padre, donde lo estaba ayudando a preparar sus famosos manjares.

S.: ¡Sí! Charinus hace uno de los mejores manjares en toda Atenas, eso está fuera de discusión.

A.: Gracias, Sócrates. Junto a mi padre, te quiero mucho. Espero no dejarte nunca. Golpéame con tu bastón si así lo deseas, porque no encontrarás madera lo suficientemente dura como para mantenerme alejado de ti, siempre que piense que tienes algo que decir.

S.: Sólo el hijo de Charinus sabe cómo honrarme. Ojalá todos mis amigos fueran tan leales como tú, Esquines. De alguna manera, tu respetada profesión a menudo me ha parecido la más envidiable. Ayudas a tu Padre a quien amas, te ganas la vida de una manera honesta, ejerces mucho cuidado y atención manteniendo la mente inquieta bajo control, y lo que es más, creas delicias para que los ciudadanos de Atenas las disfruten con vino, llenando sus barrigas, que cuando se digieren, se convierten en pensamientos y, con suerte, en acciones beneficiosas.

A.: Dices la verdad como siempre, Sócrates. Me he esforzado por sobresalir en este trabajo, seleccionando las hierbas más selectas para combinarlas con los mejores ingredientes.

S.: Estoy convencido de tu habilidad eminente, Aeschines. Confío en que no me negarás una muestra de tus trabajos.

A.: Aquí está uno de los últimos mejunjes de mi padre, una mezcla exquisita con sabor a miel, tomillo y pimienta negra.

S.: Gracias. Lo saborearé más tarde después de nuestra conversación, pero ahora pregúntame lo que quieras.

A.: Dijiste antes que mi comida después de ser digerida, estimula el pensamiento que conduce a la acción.

S.: Recuerdo haber dicho eso.

A.: ¿Esto significa que soy indirectamente responsable de los pensamientos y acciones de mis clientes?

S.: En cierto modo sí, parcialmente, pero no completamente. Los pensamientos necesitan alimentos para que sucedan.

A.: Pero seguramente Sócrates, ¿el hombre es responsable de sus propios pensamientos y acciones, y tiene la libertad de decidir sus actos?

S.: Querido hijo, espero que no te sorprendas cuando te diga que el hombre no tiene libre albedrío y que no es responsable de sus acciones.

A.: Pero seguramente Sócrates, esto va en contra del ‘Consensus Gentium’ de las personas educadas y de su sentido común. Siento y sé que soy responsable de mis actos. Cuando pienso hacer algo, lo llevo a cabo.

S.: ¿Estás tan seguro, mi querido amigo? Examinemos este asunto más de cerca. Siéntate un rato. Dices que piensas; ¿de dónde viene el pensamiento que tienes, en primer lugar? ¿Dónde surge?

A.: De mí, por supuesto.

S.: De tí… Dime, ¿quién es este yo? ¿Puedes encontrarlo adentro? Ahora observa de cerca. ¿De dónde vienen realmente los pensamientos? Se muy honesto.

A.: Bueno, sorprendentemente parecen llegar de la nada. De los Dioses, tal vez.

S.: Ahora ves que no creaste el pensamiento inicial. Llega desde no sabes dónde. ¿Entonces qué pasa?

A.: Comienza la facultad de razonamiento.

S.: Sí. Hay algo que toca tu mente, y luego esta idea es rechazada como indigna o aceptada como útil, según las necesidades, los estándares de educación, etc., iniciando un proceso llamado pensamiento.

A.: Pero seguramente, yo empiezo el proceso de razonamiento.

S.: ¿Estás seguro? Mira de cerca ahora. Mira lo que realmente sucede. Un pensamiento llega de la nada, toca la mente que reacciona de acuerdo con sus patrones de educación y con lo que cree que es la respuesta correcta, haciendo que otros pensamientos más sopesen el asunto.

A.: ¿Pero seguramente en esta evaluación elijo entre las alternativas ofrecidas por el sentido común y la razón?

S.: Yo desconfío de tu sentido común y de tu opinión convencional, la llamada “razón” a la que se refieren las masas. Sospecho que sólo los filósofos entienden la naturaleza de la elección, y no muchos de ellos.

A.: ¿Quieres decir con esto que yo no elegí?

S.: Lo que sucede si observas, mi querido amigo, es que la mente o los pensamientos presentan alternativas y, según tu disposición, eliges lo que consideras más práctico, placentero y que más te conviene. Pero no hay Daimón (en la mitología griega, se consideran buenos espíritus) dentro para elegir. La elección ocurre mecánicamente, como un ábaco, y luego la mente se lo atribuye tontamente a sí misma como “si tuviera alguna libertad”, alardeando arrogantemente “YO ELIJO”.

A.: Por favor, continúa, Sócrates. Esto es muy esclarecedor.

S.: En verdad, la elección era inevitable. El llamado acto de elegir era parte de la estructura de predeterminación. La elección era inevitable, porque apelaba a tus tendencias ocultas de placer y a lo que crees que es apropiado. De hecho, nunca hubo libertad para elegir otra cosa que no fuera la elegida.

A.: ¿Pero si un hombre hace buenas obras, son suyas, como el hombre que hace malas acciones?

S.: De nuevo, Esquines, examinemos muy de cerca. Mira cómo sucede todo. Un tren de eventos inevitables lleva a un hombre al bien, a otro al llamado mal.

A.: ¿Cómo es eso?

S.: Un hombre nace en un útero noble, con padres refinados y educados, otro en un hogar indiferente donde no hay más que ignorancia. Los patrones de comportamiento se establecen como un mosaico, a través del ejemplo y de la imitación. Lo que llamas buenos y malos hábitos son, en gran medida, mimetismo.

A.: Pero seguramente, Sócrates, ¿hay tendencias innatas del bien y del mal con las que los hombres nacen?

S.: Sí. Las almas son transmigradas con estas tendencias establecidas.

A.: Entonces, ¿qué determina este comportamiento de estas almas?

S.: Ejemplos de padres, familiares, maestros, personas que conocen, héroes, lectura, etc. Usted está determinado todo el tiempo, por cada nuevo evento.

A.: ¿Es así como los Dioses controlan nuestro destino?

S.: En términos generales, sí.

A.: Ya veo. Entonces, cuando elijo, imagino que estoy eligiendo, pero realmente todo está predeterminado.

S.: Exactamente. Estás comenzando a ver el punto.

A.: Entonces dígame, Sócrates, la idea de que puedo hacer cualquier cosa por mi propia voluntad, ¿está falsamente imaginada?

S.: Sí.

A.: Entonces, ¿cómo vivo?

S.: Elija como si tuviera elección, sabiendo que realmente no tiene ninguna. Este es un paso hacia la libertad y el bien. Eliminará la culpa y evitará que culpes a otros por sus llamadas malas acciones, y evitarás halagar a otros por sus llamadas buenas acciones, de acuerdo con la aprobación o desaprobación de la sociedad.

A.: Si esto se entendiera generalmente, ¿sobre qué tendrían que escribir nuestros escritores de tragedias?

S.: Muy poco. Pero sobre lo bueno y lo malo, los nubios, libios y egipcios tienen estándares bastante diferentes a los griegos, ni mejores ni peores excepto según nuestra opinión. Además, cada tragedia ilustra una característica principal que impide que el héroe llegue al autoconocimiento. Tal era la ceguera de Edipo (era un rey mítico de Tebas, hijo de Layo y Yocasta que, sin saberlo, mató a su propio padre y desposó a su madre).

A.: Pero, ¿cómo viviré sabiendo todo esto?

S.: Disfruta, hijo mío. Se feliz. Ama tu trabajo y estudia filosofía, pero no atribuyas tus acciones a un YO imaginario que en realidad no existe, pues esta es la esclavitud real.

A.: Gracias Sócrates. Pero…

S.: Siempre hay ‘peros’ – ¡escucha! Esta idea de que los hombres pueden actuar independientemente de los Dioses está en la raíz de su esclavitud, y esclaviza al maestro y al niño por igual. Para ser libre, un hombre debe saber esto claramente. Este es mi punto. Lo inculco en casa continuamente.

A.: ¿Cómo puedo ver esto claramente?

S.: En algún momento, reflexiona sobre los principales eventos de tu día y examina cuántos sucedieron realmente a través de tu libre albedrío. Esto minará tu vanidad y tu orgullo.

A.: Gracias.

S.: El tirano es el YO imaginario que ha usurpado el Bien, que es nuestro derecho de nacimiento, la libertad. Sacrifícalo ante los Dioses, y todo estará bien, lo prometo.

A.: Gracias de nuevo, Sócrates.

0 0 votos
Califica al artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡SIGAMOS EN CONTACTO! 😎

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x